Laudy Márquez

A la tercera va la vencida es un dicho popular que utilizamos en Venezuela cuando queremos dejar claro que darse por vencido no es una opción. Para mi literalmente a la tercera va la vencida. Comencé con ganas de emprender desde el año 2008, allí fueron mis primeros pasos. Decidí dejar mi trabajo formal y “probar suerte” como emprendedora dando servicios de recursos humanos. La falta de preparación, de un plan claro y mis propias creencias limitantes pronto volvieron trizas mis sueños de emprender, por lo que eventualmente tuve que volver al mundo corporativo para poder mantener mi estilo de vida.

Afortunadamente al final, este primer desencuentro con el éxito resultó de provecho pues seguí profesionalizándome en el área de Recursos Humanos recién descubierta para mí a los 29 años.
Durante ese primer periodo de emprendimiento, comencé un postgrado de Desarrollo Organizacional y por primera vez escuché allí la definición del término coaching que luego de estudiarlo en varias instancias se convirtió en mi gran pasión, dirigiendo en adelante todos mis esfuerzos de aprendizaje a profundizar mis conocimientos en el área y practicar con cualquiera que estuviera dispuesto a mejorar su vida.
Seguí trabajando en Recursos Humanos en el mundo corporativo y aprendiendo muchísimas cosas nuevas que se relacionaban directamente con la gestión de gente -liderazgo, comunicación, trabajo en equipo, satisfacción en el trabajo-, hasta que a finales de 2013 decidí nuevamente que era momento de emprender. Esta vez con nuevas herramientas, un plan, clientes contactados por adelantado, socios de negocio, más experiencia y más seguridad en lo que estaba haciendo.

Dos hechos marcaron el desenlace de ese segundo emprendimiento que se suponía comenzaría en enero de 2014, la muerte de mi madre ese mismo mes y el desbalance social que vivió Venezuela por meses con disturbios callejeros y baja en el consumo a principios de 2014. Nuevamente se esfumaron mis sueños de emprender cuando decidí volver al mundo corporativo como Gerente de Gente y Cambio en una firma de gran renombre al ver mi base económica tambalearse luego de casi 6 meses sin clientes.

Esta segunda vuelta al mundo corporativo después de mi intento fallido de emprender, también aportó grandes beneficios; tuve mucha exposición con mi material de Liderazgo personal hasta el punto de convertirlo en conferencia y hacerlo llegar a muchísimas más personas.

Completo en la 3ra Edición de la Revista Digital

Be the first to comment on "Laudy Márquez"