Editorial (2da Edición)

Recuerdo que en el colegio le escribía cartas a mis mejores amigos y se las entregaba como mi regalo el 24 de diciembre, en ese momento de la adolescencia donde todo es más apasionado e intenso, pero ya con la madurez entendí lo grato que era para mí haber hecho esas cartas, por que manifestaban el agradecimiento por tener a personas maravillosas en mi vida la cual hacían más feliz, esta práctica la perdí con pasar de los años, pero no dejo de recordarlo porque me ubica en el momento donde exaltaba mis bendiciones en el año que recién terminaba, ahora esas palabras me las guardo para mí en un ejercicio de retrospección, que luego se traduce en llamar a todos mis seres más queridos y decirles que los amo y que son importante para mi aunque no esté todos los días a su lado, no dejemos de decirlo y agradecerlo, es un gran respiro para el alma que llena de energía.

El resumen de todas la cosas es cuando llega diciembre, me siento a respirar profundo en un riguroso trabajo de retrospección con el agradecimiento por delante, porque no hay otra manera de vivir tranquilo que agradeciendo todo lo vivido, por haberlo vivido con salud, agradeciendo que la vida hay que vivirla…

Columna completa en la 2da Edición de ECT Magazine

Be the first to comment on "Editorial (2da Edición)"